María Francia: reflejo de devoción de estudiantes.

Una de las historias más sonadas en la red, tiene que ver con la de un caraqueño, médico y devoto a María Francia, quien cuenta que desde niño ha visitado el Cementerio del Sur, donde reposan restos de sus padres, esposa, abuelos y tíos. Asegura que su madre, que nació en 1905 y falleció a los 90 años, la conoció. Estaba emparentada con una familia de apellido “Francia”, natural de Cúa, uno de cuyos miembros contrajo matrimonio con Nicolás Acosta y se vino a Caracas, donde se radicaron. Pues bien, contaba su madre que la María Francia legendaria, falleció hacia 1920, por emponzoñamiento ofídico, mientras se bañaba en algún paraje caraqueño. El Doctor y devoto, afirma que en el mausoleo, hoy tapiado de placas, se apreciaba una planta con frutos como de olivo y una serpiente enrollada en una de las ramas, delante de ese muro se ubica la estatua de mármol que inmortaliza a María Francia.

La religiosidad popular, admirable por su fantasía creativa y su fe, ha creado toda una devoción a María Francia, a quien acuden para salir adelante en los estudios o tener éxito en una relación sentimental. Es probable que esto derive de la condición juvenil del personaje y de alguna versión de que estaba en vísperas de casarse cuando sucedió el accidente. Versiones indican que los familiares de María Francia trataron de oponerse al culto del cual ella es objeto. Por eso levantaron la fuerte valla que cerca el panteón, desde hace unos 25 años. Es admirable la devoción popular que se ha desbordado en placas de diversos tamaños y materiales, copias de títulos, chemises colegiales y un enorme cúmulo de libretas y cuadernos que van depositando entre las rejas.

Estas son algunas de las fotografías que nuestro equipo de DATE, recopiló sobre la tumba de la venerada María Francia en el Cementerio General del Sur:

[huge_it_slider id=”2″]

.