Crónica sobre el Derecho Venezolano y otros cuentos de hadas II

***

Suspenden las audiencias. Mágicamente no tienen acusador. Pero pasa otro mes y la secretaria del tribunal quiere ver su bono en la cuenta bancaria. Mágicamente aparece el bono, porque realmente hubo magia para conseguirlo. Mágicamente aparece la fecha para la audiencia y el procedimiento se acelera.

***
La familia ya tenía como rutina el viaje en fin de semana con ruta Caracas – Maracay. Bajo el inclemente sol, la cola, mujeres por aquí, hombres por allá. Al llegar al principio de la cola, las revisiones: “Quítate la ropa, ponte en cunclillas y salta, deja afuera celulares, bolsos, todo”. Solo pasa lo que vas a entregar y que esté permitido. Mágicamente también entran otras cosas. Logran ver a Juan y Daniel, la emoción es incontrolablemente controlada y la desesperación por ver la realidad, incalculable. Llega la hora de irse y se vuelve ensordecedor el ruido de la puerta que al cerrarse, les recuerda que Juan y Daniel se quedan del otro lado.

***
Luz entre la obscuridad. – Si se declaran culpables, pueden salir bajo fianza y con régimen de presentación-.
Daniel y Juan se debaten entre la añorada libertad y el tener que asumir una responsabilidad impuesta que sin duda los marcaría para el resto de su vida en todos los aspectos. Sin embargo, aceptan.

***
Los abogados deciden perder sus méritos y logran con ello conseguir la libertad de Daniel y Juan.

***
Se completan los requisitos, los fiadores van a consignarlos. Uno a uno son llamados a llenar los documentos, los llevan a otra oficina en la que nuevamente son interrogados. Firma aquí, firma allá. Las palabras más anheladas retumban en la oficina del tribunal: La boleta de excarcelación se enviará en la tarde.

***
Montados en el carro rumbo a Maracay, la emoción hizo del viaje algo eterno. Cerca de las 8 de la noche comienzan a salir los exreclusos, entre ellos, Juan y Daniel. Nuevamente la magia hace de las suyas, esta vez para un “punto y seguido” feliz, al unísono se escucha – ¡Hermana! -.